109549_internacionales.jpg

La violencia recrudece en Ucrania antes de la cumbre de paz

Los rebeldes prorrusos bombardean el cuartel general de las tropas de Kiev en el Este; al menos 20 muertos en los combates; Obama insta a Putin a firmar un acuerdo.

En la víspera de una cumbre crucial para intentar alcanzar la paz por vías diplomáticas en Ucrania, los rebeldes prorrusos redoblaron su ofensiva contra el gobierno prooccidental de Kiev y bombardearon ayer el cuartel general del estado mayor ucraniano en el este del país. Al menos 20 personas perdieron la vida en los combates de ayer.

Mientras los diplomáticos de Alemania, Francia, Rusia y Ucrania intentaban alcanzar un documento que sirva de base a un eventual plan de paz en la reunión de hoy en Minsk, los combates de ayer sumaron más muertos al conflicto. Desde abril pasado, cuando comenzó la violencia, perdieron la vida más de 5300 personas, según las Naciones Unidas (ONU).

Con el recrudecimiento de los combates, los separatistas prorrusos y las fuerzas gubernamentales intentan acaparar el máximo de terreno para llegar en posición de fuerza a la mesa de las negociaciones. Esa escalada de violencia llevó al presidente estadounidense, Barack Obama, a llamar ayer a su par ruso, Vladimir Putin, para instarlo a firmar un acuerdo de paz en la región.

Por su parte, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, tuvo que interrumpir una sesión parlamentaria para anunciar que el principal cuartel general del ejército en el este de Ucrania había sido atacado por cohetes. Situado en Kramatorsk, a 70 kilómetros del bastión prorruso de Donetsk, el cuartel gubernamental se encuentra a menos de 45 kilómetros de la zona rebelde más próxima. Las autoridades ucranianas anunciaron la muerte de seis civiles en ese ataque con lanzacohetes múltiples Smerch. En las últimas 24 horas, otros siete soldados y siete civiles perdieron la vida, según los balances de las autoridades ucranianas y de los rebeldes.

El escuadrón voluntario Azov, leal a Kiev, dijo ayer a través de las redes sociales que habían tomado varias localidades al noreste del puerto estratégico de Mariupol, y que habían expulsado a los rebeldes hasta las proximidades de la frontera con Rusia. Sin embargo, el vocero militar rebelde Eduard Basurin dijo, en una conferencia de prensa, que los combates continuaban en la zona y que los separatistas no se habían retirado.

Basurin agregó que los separatistas habían rodeado el nudo ferroviario de Debaltsevo, centro de intensos enfrentamientos en las últimas semanas, y que habían cortado el acceso a una ruta principal. Un video colgado en un sitio web que simpatiza con los insurgentes mostraba a los separatistas avanzando por la carretera mientras varios cuerpos ensangrentados de soldados ucranianos yacían en el asfalto.

Al sur de la línea del frente, las tropas ucranianas anunciaron el lanzamiento de una contraofensiva y la toma de tres localidades al este del estratégico puerto de Mariupol, última gran ciudad de la región controlada por Kiev.

En Dokuchayevsk, 35 kilómetros al sur de Donetsk, hubo combates intensos con disparos de artillería. “Nos disparan casi todos los días”, explicó Vladimir Ivanovich, vecino de la localidad, mientras intentaba reparar las ventanas de su casa reventadas por un obús.

OBAMA Y PUTIN
En este contexto de violencia, Obama llamó a Putin para hablar sobre la escalada de violencia en Ucrania y sobre el apoyo ruso a los separatistas, informó la Casa Blanca. Durante la conversación, Obama reiteró el apoyo estadounidense a la “soberanía e integridad territorial de Ucrania”. “El presidente subrayó el creciente costo humano y la importancia de que el presidente Putin aproveche la oportunidad que presentan las actuales conversaciones entre Rusia, Francia, Alemania y Ucrania para alcanzar una solución pacífica”, señaló la Casa Blanca.

La reunión de hoy en la capital de Belarús será crucial, tras las conversaciones mantenidas la semana pasada entre el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, con Poroshenko y Putin. El éxito de la cumbre en Minsk dependerá especialmente del grado de acuerdo que alcance previamente el grupo de contacto, que incluye a representantes ucranianos, rusos y separatistas.

Cese del fuego
El punto más importante del plan de acción que se discutirá en Minsk será un cese del fuego vinculante para poner fin al conflicto, que ha dejado desde abril pasado más de 5300 muertos, según la ONU

Autonomía
Los expertos consideran prácticamente imposible que Kiev recupere el control militar de los territorios en disputa de Donetsk y Lugansk. Aunque la independencia de la región no está sobre la mesa, las potencias occidentales admiten que deberá gozar de una amplia autonomía

El papel de las potencias
Si no hay acuerdo en la cumbre de Minsk, la relación entre Occidente y Rusia se tensará. Washington ya anunció que armará a Kiev, y Putin podría aumentar su ayuda militar a los separatistas

Fuente:sinmordaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *