dilema-repunta.jpg

Dilma repunta en las encuestas

La presidenta aumentó la intención de voto. Sin embargo, sus contrincantes también subieron en las preferencias.

A pesar de las crecientes protestas y huelgas en torno a la Copa del Mundo, y los retrasos en algunas de las obras para el máximo evento futbolístico, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, mantiene una clara ventaja en el camino hacia las elecciones de octubre, pero sus principales rivales están reduciendo la brecha a medida que los votantes comienzan a decidir a quién apoyar, según un sondeo publicado ayer. Mientras que Rousseff aún cuenta con respaldo suficiente como para ganar la reelección en la primera vuelta si los comicios fueran hoy, sus opositores ganaron más terreno gracias a una creciente exposición mediática, lo que hace más probable que se necesite definir la presidencia en una segunda vuelta. La izquierdista Rousseff ha logrado contener el declive de su popularidad causado por una alta inflación y un escándalo político que involucró su administración de la petrolera estatal Petrobras. A eso se suman las protestas contra el Mundial de Fútbol y las medidas de fuerza de trabajadores, que continuaron ayer en distintos puntos del país.

El respaldo de los votantes a Rousseff aumentó a un 40 por ciento en mayo desde un 37 por ciento de una encuesta de abril, dijo la encuestadora Ibope. El apoyo a su principal rival, Aecio Neves del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), subió a un 20 por ciento desde un 14 por ciento en abril, mientras que el respaldo para el candidato del Partido Socialista Brasileño, Eduardo Campos, subió a un 11 por ciento desde un 6 por ciento el mes anterior.

Juntos, Neves, Campos y otros posibles candidatos cuentan ahora con un 36 por ciento de los votos posibles, lo que reduce la brecha con Rousseff a sólo cuatro puntos porcentuales desde 13 puntos porcentuales hace un mes. Rousseff necesita obtener más votos que todos los otros candidatos juntos para evitar una segunda vuelta electoral.

Empate técnico. Según la legislación vigente, para ganar en primera vuelta el candidato debe obtener un porcentaje de votos mayor que la suma de todos sus adversarios. Como el estudio trabaja con un margen de error de dos puntos porcentuales para más o para menos, actualmente Rousseff y sus adversarios sumados estarían en un empate técnico, por lo que no se puede descartar la realización de una segunda ronda

La campaña electoral se encendió la semana pasada con un combativo video del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff, que se enfocó en cómo ha mejorado la vida para los pobres en Brasil desde que el PT llegó al poder en 2002, además de advertir a los votantes que esas ganancias sociales podrían perderse. Aunque la campaña no comenzará oficialmente sino hasta después de que acabe el Mundial a mediados de julio, candidatos de oposición poco conocidos han obtenido apoyo al elevar sus apariciones públicas.. Los votantes indecisos bajaron a un 10 por ciento desde un 14 por ciento hace un mes, mientras que el número de personas que dijo que no votará el 5 de octubre cayó a un 14 por ciento desde un 24 por ciento, según el sondeo de Ibope. La encuesta, publicada por el canal de televisión Globo TV News y el periódico O Estado de Sao Paulo, entrevistó a 2.002 votantes entre el 15 y el 19 de mayo y tiene un margen de error de más o menos dos puntos.

Continúan las huelgas. Mientras tanto, los trastornos que afectaron a miles de personas en San Pablo en los últimos dos días a raíz de una huelga de conductores de autobús continuaron ayer pese a que los trabajadores alcanzaron un acuerdo preliminar con la alcaldía de la ciudad en la que en 20 días tendrá lugar el primer partido del Mundial 2014. Medios locales reportaron ayer que la huelga que sumió en el caos a la ciudad se extendió a varias ciudades de la región metropolitana y llegó a afectar a unas 14 localidades.

Rechazo. Según el respetado instituto Datafolha, el 52 por ciento de los habitantes de San Pablo, está a favor de las protestas en la ciudad, mientras que ese porcentaje alcanzaba el 89 por ciento en junio de 2013, La encuesta divulgada ayer mostró que un 44 por ciento de los paulistas está en contra de las manifestaciones, un 3 por ciento se muestra indiferente, mientras que el 1 por ciento dice “no saber”. En junio de 2013, cuando comenzaron las protestas en Brasil, coincidiendo con la Copa de las Confederaciones, el 89 por ciento estaba a favor de las marchas. Las manifestaciones sorprendieron al gobierno de Rousseff cuando cientos de miles de personas salieron a las calles de todo el país para protestar contra el aumento a las tarifas de colectivo y tren subterráneo, la corrupción gubernamental, malos servicios públicos y el gasto de miles de millones de dólares para la realización del Mundial y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

El sondeó, realizado el 20 de mayo, también indicó que un 73 por ciento de las personas consideró que las manifestaciones generan más prejuicios que beneficios a los paulistanos, el 25 por ciento opinó lo contrario, mientras que el 3 por ciento se mostró indiferente.

 

Fuente:sinmordaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *